5 normas no escritas de las bodas que debes conocer para organizar tu boda

Planning, Timing

Porque nadie te las va a contar.

Novia 101 para organizar tu boda

Redacción

19 de julio de 2021
  1. La hora de la ceremonia es la indicada en la invitación, ni media hora antes ni 15 minutos después. Si sabes que tus invitados van a llegar más tarde se les avisa de que tú serás puntual y que cuando llegues empieza todo, para intentar evitar llegadas indeseadas. Si os quieren harán el esfuerzo. Y si eres tú la que lleva retraso nadie te va a mirar mal, que para eso eres la novia.
  2. Las lentejuelas mejor para cuando salgas de fiesta. Eres la novia pero no estás en la entrega de los Oscar. A todas nos gusta un brilli brilli pero estamos seguras de que es mejor brillar porque llevamos un pedazo de diseño de vestido de novia y porque estamos radiantes de belleza que porque se nos ve a kilómetros de distancia. Si eres tan fan que no puedes resistirte, usa el segundo vestido para deslumbrar con tus destellos de lentejuelas, que en la fiesta todo está permitido.
  3. Ten contenta a la madrina con estos dos pequeños detalles y verás qué bien va la organización de tu boda con ella (su, su, suave). Pregunta a la madrina si ella quiere hacer la entrada con el novio y con qué canción. Si no tiene ni idea entonces puedes proponerle tus opciones y así la tendrás contenta porque al menos vas a tener en cuenta su opinión. Y como punto extra, pregúntale si quiere enviar las invitaciones físicas a su familia o amigos (en caso de que haya invitados de su parte) para que así, si no quieres hacer invitaciones físicas o prefieres hacer una tirada pequeña, sepas si debes darle ese gustazo. No falla.
  4. El cambio del cocktail a la comida o cena es el momento de ir al baño. Siempre, no falla. En cuanto que tus invitados se toman sus primeras copitas de vino o cervecitas, ese refresco que entra sin respirar del calor que hace, lo mismo que entra, sale. Y claro, eso suele pasar a la que vas a entrar en la zona de la cena, cuando ya sabes dónde te sientas, localizas el sitio, visualizas el baño y allá que te vas directa. Todos a la vez. Así que siempre tienes que tener en cuenta
  5. Excepto si eres una artista, una manitas y además te súper encanta hacer trabajos manuales y en cadena, todo el tiempo invertido en crear y empaquetar detallitos (personalizados ya ni te cuento) para tus invitados es inversamente proporcional a la atención que le van a prestar. Y te ponemos un ejemplo: crear los saquitos con los que van a lanzarte lavanda a la salida de la ceremonia, que suena muy idílico, conlleva horas (y días) de abrir 200 saquitos, rellenar con la lavanda, guardar en cestitas y si además luego aún les quieres poner una etiqueta o un sello, cuenta por 200 otra vez. Para un detalle que se usa exactamente 2 minutos de la boda. Y que por otro lado te los mandan empaquetados y listos para dar a los invitados en un montón de tiendas online, algunas incluso por medio euro la unidad.

Artículos

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *